¿Cómo multiplicar tu audiencia x 4? ¿Qué tal un cambio de mentalidad?

Multiplicar tu audiencia? saturación

¿Cómo multiplicar tu audiencia x 4? ¿Qué tal un cambio de mentalidad?

Multiplicar tu audiencia

Tanto si tienes un pequeño negocio como si gestionas una gran marca multinacional, tu reto diario es siempre el mismo:

  • Salir de la cueva para que los clientes sepan que existes.  Si consigues multiplicar tu audiencia, mucho mejor.
  • Si es posible, comunicarles eficazmente que tu oferta supera a la de tu competencia.
  • Convertir esa preferencia en ventas.

Cuando la publicidad digital llegó a nuestras vidas, nos pareció la herramienta perfecta para llegar al punto 3:

  • Porque nos permitía hipersegmentar en función del comportamiento de la audiencia.
  • Porque (en teoría) nos permitía servir la publicidad en un contexto menos intrusivo.
  • Porque su eficacia podía medirse gracias a Google/Social Analytics, etc.

¿Sabes si tu publicidad funciona?

Y sin embargo, a una gran parte de los anunciantes nos surgen (sí, yo he hecho publicidad en el pasado, tanto de mis servicios personales como de la empresa de hostelería que tuve durante 4 años y de mi productora de contenidos actual) dudas como las siguientes:

Estos tres links que os comparto califican de preocupante el rumbo de la publicidad digital.  ¿Es todo tan apocalíptico como nos lo pintan?  Intentemos resumir de la forma más sencilla lo que sí sabemos a ciencia cierta.

Aplicar la mentalidad errónea para multiplicar tu audiencia

Tres conclusiones con las que todos estaremos de acuerdo:

  1. Hecho incuestionable 1: la saturación publicitaria se ha hecho insoportable. En nuestro día a día vemos cuatro veces más anuncios que hace apenas 20 años.
banner en Marca

Banner, banners y más banners (en un medio líder en habla hispana)

  1. Hecho incuestionable 2: los procesos de decisión de compra de los clientes se han hecho más complejos.  Ya sabemos lo que es ZMOT (Zero moment of truth) y la importancia de estar en Internet cuando tu cliente comienza a investigar lo que va a comprar.
  2. Hecho incuestionable 3: en ese contexto ruidoso y complejo, la publicidad no puede hacer por sí sola todo el trabajo de atraer a los clientes. Para forjar relaciones con ellos, es necesario acompañarla con contenido interesante y no intrusivo que nuestra audiencia decida libremente ver.

Pensamos erróneamente que la publicidad es la solución a todos nuestros problemas de comunicación.  Como ese bálsamo de Fierabrás que Don Quijote utilizaba para recuperar mágicamente su salud.

Bálsamo de Fierabrás D Quijote

Y para multiplicar tu audiencia probablemente sigues aplicando al nuevo contexto la “mentalidad de publicista” del pasado siglo:

  • ¿Ensalzas en los anuncios la superioridad de tu marca en lugar de utilizar el lenguaje de tu audiencia?
  • ¿En tus redes sociales hablas sobre la marca (como lo haría un publicista), en lugar de hacerlo sobre los intereses de la audiencia? (como lo hacen los medios: los grandes especialistas en llegar a grandes audiencias).
  • Y cuando produces contenido, ¿te preocupas por lo que realmente le interesa a tu audiencia o tal vez seleccionas aleatoriamente a varios influencers y les sientas en un plató a hablar sobre temas igualmente aleatorios con un logotipo de la marca detrás? Seguro que te suena.  Finalmente, solemos publicitar el formato para asegurar que la gente lo vea aunque no quiera.

De esta forma pervertimos el contenido, que nunca debe interrumpir sino ganarse el interés de una audiencia por el valor que aporta.

Cómo multiplicar tu audiencia x 4

Hace unos días me encontré con este interesante artículo que aborda la pregunta del millón de dólares para toda empresa: ¿cómo conseguir que tu audiencia hable de ti?  ¿No es este el propósito de toda campaña?: acelerar el proceso de generar boca a boca alrededor de nuestra marca.

El artículo afirma que un contenido publicado por un usuario genera 3,8 veces más tráfico que lo que tu marca publica.  Es lógico (y es más que probable que no te haya sorprendido): cuando nos vendemos a nosotros mismos la credibilidad es menor que cuando un tercero habla de nosotros.

Ok, suena genial, pero ¿cómo conseguirlo?

Inspiración: 4 consejos

Consejos que probablemente no te sonarán a nuevo.  Pero  aún así los olvidamos.

  1. Lo primero, aplica un tratamiento de shock. Mejor hoy que mañana. Deja de pensar como un publicista y hazlo como lo hacen los medios: ya no se trata de “vender mi marca” sino de “hacer mi marca interesante para que la gente hable de ella”.
  2. Trabaja con datos. Con el fin de repetir lo que mejor te funciona (sea una encuesta, un guiño divertido, un concurso…).  Si tienes una web y unas redes sociales sencillas, ya tienes datos a tu disposición (en sus respectivos Analytics).  Los medios diseñan hasta el más mínimo titular en base a su conocimiento histórico de cómo va a funcionarles.
  3. Pierde el miedo a soltar las riendas: tu marca no es lo que tú concibes, sino lo que tu audiencia interpreta.  Por lo tanto, tiene todo el sentido del mundo dejarles intervenir.  Que sugieran, que opinen, que se quejen, que compartan, que decidan…
  4. Pierde el miedo a cambiar de dirección: si las emisoras de radio cambian su parrilla cada mes de septiembre, si los grandes programas de las cadenas de TV aparecen y desaparecen en función de su éxito o fracaso entre las audiencias, ¿por qué tú no puedes iterar tu estrategia de contenido en base a la respuesta que recibes por parte de tu audiencia.

Eso es todo por hoy.

Estamos de vuelta para quedarnos.  Así que por mucho que se diga que en la era de Tiktok “la gente no lee”, volveré a publicar en pocos días.  Espero que entres por aquí de nuevo para verlo :)

Indica tu Nombre y tu correo electrónico para apuntarte a la asesoría gratuita

Indica tu Nombre y tu correo electrónico y recibirás el enlace para descargarte tu ebook gratuito