Una marca que emula el caso de las cajitas de Tiffany´s

Decíamos ayer… que la obsesión por utilizar la publicidad para ofrecer una imagen cosmética e irreal sobre nuestros productos puede producir el efecto contrario al deseado y alejar al cliente de nuestras marcas.

Los consumidores nos hemos acostumbrado a detectar la artificialidad del mensaje publicitario.  Lo identificamos igual que algunos ratones llegan a identificar una trampa después de ver muchas antes, y aprendemos a ignorarla o esquivarla activamente (los nuevos equipos DVR´s con disco duro incorporado que permiten bloquear los cortes publicitarios, el video on demand y el streaming on line nos lo permiten).

Estamos en el año 2010, y todo el mundo sabe que el recuerdo publicitario está bajo mínimos (esto es una evidencia objetiva, no una opinión). 

No obstante, veo que muchas agencias y anunciantes siguen insistiendo en la absurda idea (ya denostada por Leo Burnett  hace 60 años), de que para activar la intención de compra, lo mejor es ser creativos y producir un spot que se recuerde, cueste lo que cueste.

Estoy seguro que todos recordaréis este spot.

Lo que ya no me queda tan claro (a pesar de que nuestras ciudades y nuestras teles están empapeladas con este anuncio) es:

- ¿Cuántos habríais sido capaces de recordar la marca que está detrás de haberos mostrado el spot ciego (sin marca)? ¿Míster Proper?, ¿Raid?, ¿Cucal?, ¿Gillette?, ¿Nivea for Men?, ¿Google?, ¿Vodafone?  ¿Alguien realmente recuerda a LG?  Y más aún, ¿alguien ha cambiado sustancialmente su percepción sobre la marca LG después de ver este anuncio?

– ¿Cuántos habríais logrado expresar lo que nos está queriendo vender exactamente.  ¿Sprays mata-insectos?, ¿teléfonos móviles?, ¿contratos telefónicos?, ¿servicios de búsqueda on line?

Es un caso de libro (de los que cada vez veo más) donde el "gracioso y creativo" anuncio se ha comido a la marca.  El spot se ha convertido en un fin, en lugar de un medio destinado a activar las ventas del anunciante a quien tan caro han salido su producción y su emisión.

Personalmente me he tirado unos minutos googleando "anuncio calvo y araña" hasta que lo he encontrado.  No tenía ni idea que era de LG a pesar de que llevo días con este post en la cabeza.  Creo que esto debe hacernos pensar sobre el destino de nuestros euros publicitarios y la manera de construir nuestras marcas.

Después de ver el anuncio un montón de veces creo que lo que Optimus One de LG quiere vendernos un sistema rápido de búsquedas en Google a través del teléfono fijo.  Vamos, como si fuese un móvil.  Una especie de Páginas Amarillas al alcance de tu mano con sólo coger el teléfono.  Acabo de hilar toda la historia hace un segundo: está claro que debo ser torpe.

Me encantará escuchar vuestras opiniones…

Saludos irreverentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *