“NEOMARCAS”: hay vida después de la crisis (el ejemplo de Car2Go)

Marcas ineficientes en una economía ineficiente

La crisis nos asaltó en 2007.  Y muchos piensan que se ha quedado para siempre entre nosotros.  Lo que parecía un mal inevitable relacionado con los ciclos económicos, se transformó en una espesa nube de pesimismo respecto a las ineficiencias del sistema.

Los que estudiamos micro y macroeconomía descubrimos que en la confluencia de la oferta y la demanda residía la eficiencia y la sostenibilidad de nuestra economía, y por tanto de nuestras sociedades.  Y sin embargo, después de trabajar en el mundo del marketing durante más de 20 años, contribuyendo a comunicar marcas de tabaco, higiene, cosmética, banca, seguros, alimentación, etc.,  si he llegado a una conclusión es que la oferta y la demanda jamás se dan la mano.  Porque quienes gestionamos estas marcas no lo permitimos.

 

Crisis: amenaza + oportunidad

En chino la palabra crisis se compone de dos símbolos: por un lado “peligro” y por otro “oportunidad”.

crisis

Quiero pensar que en la segunda acepción, en la oportunidad para mejorar puede estar el lado positivo de la convulsión económica de los últimos años.  Si es cierto que la oferta y la demanda no se dan la mano, tal vez debamos hacer algo al respecto.

 

 

Marcas del hiperconsumismo versus “NEOMARCAS”

Desde el primer día que comencé mi carrera como publicitario, aprendí que las marcas debían situarse en un pedestal elevado respecto a sus consumidores.

Había que gritar más alto, expresar con más contundencia las virtudes de la marca.  Mi marca es la más admirable, la más grande, la más omnipresente, la más omnipotente.  Aprendí unas reglas no escritas que proclamaban el liderazgo de las marcas sobre las personas.

Pero como apuntamos en “Big brother is dead: el día que el consumidor hizo callar a las marcas”, los tiempos han cambiado.  Lo más grande, lo más ruidoso, lo más visible frecuentemente ya no es lo que deseamos:

  • Las marcas ya no hablan a ovejas sino a prosumers (verdaderos consumidores profesionales) empoderados por Internet y las redes sociales.
  • Las marcas ya no pueden mentir ni exagerar, porque las mentiras y exageraciones terminan por descubrirse.
  • La publicidad ya no confiere glamour a la marca anunciada sino que debe ganarse el derecho (por su valor informativo o de entretenimiento) a ser escuchada. Como sabéis, a esta nueva publicidad respetuosa y útil es a lo que me dedico profesionalmente.

Igual que creo en una nueva publicidad (una “#Neopubli” generosa, informativa y no intrusiva), creo en una nueva estirpe de #Neomarcas conscientes de que comparten un ecosistema con las personas.  Un ecosistema que deben respetar si quieren establecer relaciones comerciales con nosotros.

 

 

¿Necesito tener coche realmente?

Yo fui uno de esos millones de españoles que notó la crisis en su propio bolsillo.  Tuve que cerrar mi primera empresa, sufrí una gran pérdida económica y sobre todo una frustración enorme.  Y no me quedó otra que replantearme mis prioridades.

Por ejemplo, en relación a algo tan generalizado (y asumido como un mandatorio) como tener coche.  Por aquel entonces tenía un coche deportivo bastante pintón.  Con 180 caballos y un consumo de narices.  Tenerlo aparcado en el garaje (por Madrid me movía sobre todo en moto) me costaba calculo que entre dos y tres mil euros anuales.  Así que decidí venderlo.

Hoy cuando necesito un coche, tiro de una de esas #Neomarcas que mencionaba antes.  Una empresa que jamás me ha bombardeado con publicidad y que sin embargo ha llegado hasta mí nítidamente con una solución práctica a una necesidad real.

 

 

Car2Go: una marca de movilidad sostenible

coche

Car2Go es una compañía de coches de uso compartido sin estaciones fijas de alquiler.  El proceso no puede ser más fácil: identificas con la App el coche más cercano, lo abres con la propia aplicación y lo dejas aparcado en tu destino sin necesidad de poner ticket de aparcamiento.

Creo que en este servicio está la esencia de la sostenibilidad (el encaje de la oferta y la demanda) que nos falta en tantas otras parcelas de nuestra economía:

  • Solo lo utilizo cuando lo necesito. d. evito apalancar dinero en un vehículo que solo voy a utilizar ocasionalmente.
  • Solo pago por los minutos que uso. d. ahorro de dinero.
  • Hay coches por todas partes y puedo dejarlo donde quiera. d. ahorro de tiempo.
  • Y además no poluciono, porque es totalmente eléctrico. Esto puede parecer una coartada emocional, pero cuando tienes dos hijas realmente sí piensas a veces en el planeta que vas a legarles.

Este mismo principio, inherente en el ADN de muchas start ups impulsadas por empresarios jóvenes e innovadores,  debería ir arraigando en los dinosaurios.  En las corporaciones más conservadoras e inmovilistas.

Hablo de modelos de negocio más ecológicos, más preocupados por enseñar a consumir mejor a sus clientes que por conseguir que esos clientes consuman más y más, tal vez sin necesitarloPorque lo segundo es pan para hoy y hambre para mañana.

Saludos a todos.

1×1:

 

5 thoughts on ““NEOMARCAS”: hay vida después de la crisis (el ejemplo de Car2Go)

  1. En definitiva, creo que poco a poco vamos orientados a calidad en lugar de a cantidad, como antes pensabamos :)

    • Esperemos que sí Jose. Sería buena noticia para todos! Gracias por dejar tu comentario en el blog.

    • Muy interesante como siempre Alex, gracias por compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *