LA OBSCENIDAD DE LA NOTORIEDAD

Despilfarro

Con la que está cayendo leo el típico artículo on-line sobre los datos de recuerdo publicitario del último mes y siento vergüenza ajena…  Resulta que ha subido casi imperceptiblemente el recuerdo publicitario de algunos de los anunciantes top en España.  Y los medios acólitos del sector publicitario lo venden como un notición. Vamos, como para hacer una fiesta…

Hay que transmitir optimismo a los anunciantes:  la asunción es que los anunciantes medianos y pequeños volverán a invertir aunque no estén muy seguros de ello, por el mero hecho de que los más grandes lo estén haciendo.  Fantástica lectura de la actitud ovejil de los anunciantes.

Eso sí, ni una palabra sobre el efecto de esa inversión (creciente o decreciente) sobre las ventas.  Poco importa si todas esas marcas nos dicen algo, si nos aportan algún valor, si lo que aparece en esos anuncios es contenido útil para nosotros (ya lo dudo) o pura retórica publicitaria.

Lo importante es invertir en publicidad.  Y no hacerse demasiadas preguntas, por si acaso.

Pues qué industria más triste. 

2 thoughts on “LA OBSCENIDAD DE LA NOTORIEDAD

  1. Qué ilusión Javier me hace leer palabras críticas sobre la industria publicitaria como las tuyas.
    Y sin peros, que hay que ser muy duros, para mi hasta el punto del cóctel molotov. Esa retórica publicitaria de la que hablas, debería estar penalizada. Anunciantes, agencias y medios tradicionales, un trinomio que no tiene perdón…
    Me gustan mucho expresiones como “Obscenidad de la notoriedad”, “Reflexiones irreverentes sobre marcas”. Esto sí describe la realidad, una realidad que hay que enterrar ya entre todos los que formamos parte de esta industria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *