COMO SOBREVIVIRAN LAS DISCOGRAFICAS SIN VENDER DISCOS?

Ayer me preguntaba esto mientras zapeaba entre el partido de La Sexta y Eurovisión, donde viejos -y nuevos- cantantes hacen el ridículo (Ilegales dixit) como cada año.

Desde hace años me han sobrecogido las perspectivas de una industria donde de golpe su único producto simplemente ya no se vende: los discos. Y no se vende porque ha surgido un competidor que ofrece el mismo producto con una ventaja competitiva imbatible: es gratis. Como consecuencia del fenómeno web 2.0, no uno sino todos los pilares en los que se sustentaba su modelo de negocio, se desploman:

– primero su estructura: las grandes discográficas, que actuaban como bancos financiando a los artistas las carísimas mega-producciones de vinilos y CD, han tenido que reinventarse, o simplemente se han quedado por el camino.

– luego su principal vehículo de promoción: la radio. Las audiencias vuelan desde el transitor hasta Internet, obligando a los artistas y sus representantes a hacerse un máster acelerado en gestión de Redes Sociales. Grupos como los Arctic Monkeys lo consiguieron, llenando salas ¡hasta en Japón! sin haber publicado previamente un solo disco.

– el público, como en tantos otros sectores, gracias a la oferta de información y elección que ofrece Internet, comienza a afinar sus gustos, huyendo de productos genéricos. La micro-segmentación llega a la industria musical.

– finalmente, los artistas, que al final son el orígen y el fin de este negocio, ya no "comen" de la venta de discos. Bueno, U2 quizá sí. Pero U2 es U2. Como siempre me ha dicho un buen amigo, dueño de un sello discográfico especializado que con mucho esfuerzo y mucha materia gris ha conseguido sobrevivir a esta glaciación, me explicaba: los grupos tendrán que volver a vivir de sus giras y conciertos. No es nuevo: es lo que hacían los Beatles antes de que la gente tuviera tocadiscos…

Etiquetas: ,

One thought on “COMO SOBREVIVIRAN LAS DISCOGRAFICAS SIN VENDER DISCOS?

  1. Yo creo que el principal problema es la “inculturización” en favor de la capitalización despiadada del negocio. La gran industria discografica se ha preocupado más por vender y vender que por ofrecer un producto con calidad. Salvo honrosas escepciones, si te coges un disco de los que estan en lo más alto de las listas, te encontraras con que hay 2 o 3 canciones con calidad (discutible), que son las que están destinadas a ser singles) y el resto es puro relleno. Y al final la gente no es tonta, y para tres canciones no te vas a dejar la pasta, te las bajas y al ipod con ellas. Por cierto, que a mi cada año, Eurovision me parece más una cosa de brujeria…es raro, raro, raro…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *